5 frases de San Josemaría Escrivá para vivir mejor

San Josemaría Escrivá

San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, nació en España en 1902 y falleció en Roma en 1975. Durante su vida dio muestras de santidad en su disposición a vivir el Evangelio y servir a los más necesitados. En 1992 fue beatificado por Juan Pablo II, y en 2002 fue canonizado por el mismo Papa.

Su testimonio de vida ha inspirado a muchos a seguir a Jesús en la vida religiosa y a buscar la santidad como laicos. Hoy compartimos cinco frases suyas que nos ayudarán a vivir bien, dentro de las enseñanzas del Evangelio.

“Cada vez estoy más persuadido: la felicidad del Cielo es para los que saben ser felices en la tierra”

¿En qué consiste la felicidad? Dice la Palabra de Dios que hay más felicidad en dar que en recibir (Hechos 25, 35). Muchas veces nos empeñamos en nosotros mismos y nos preguntamos por qué no somos felices. En la medida que amemos a los demás como a nosotros mismos, aprenderemos a dar más y a esperar menos. Eso no quiere decir que dejemos de aspirar a una vida mejor, sino que dejemos de lado el egoísmo y aprendamos a vivir en comunidad.

“O sabemos encontrar en nuestra vida ordinaria al Señor, o no lo encontraremos nunca”

¿Te has preguntado por qué tantas personas que se dicen cristianas no lo parecen? Muchos han olvidado, o no saben buscar a Jesús en su hermano. Otros viven aburridos porque llevan una rutina que mata su entusiasmo. Las dificultades y los retos no desaparecen cuando sigues a Jesús, tu actitud de fe es la que hará la diferencia en cómo las enfrentas. Buscar al Señor en tu hermano, dentro de la rutina diaria, en los problemas, y verás cómo Él se mostrará.

San Josemaría Escriva

“Dios nos llama a servirle en y desde las tareas civiles, materiales, seculares de la vida humana (…), en el hogar de familia y en todo el inmenso panorama del trabajo, Dios nos espera cada día.”

Cuando nos hablan de servir a Dios, imaginamos casi de inmediato en la vida religiosa, o en los que están todo el día en la Iglesia. Pero no, el llamado del Señor es tan diverso como estados de vida existen. Dios quiere que le sirvas en tu trabajo, en tu llamado a ser sacerdote, religiosa, casado. Sobre todo, quiere que le sirvamos dentro de nuestra familia, que es la Iglesia doméstica que se convertirá en fermento para nuestra sociedad.

“Hay un algo santo, divino, escondido en las situaciones más comunes, que toca a cada uno de vosotros descubrir.”

Esta frase se relaciona con las otras dos anteriores, nos recuerda que en nuestra vida diaria, en todas las situaciones que vivimos, en aquello que creemos menos relacionado con la fe, podemos encontrar un rastro de Dios, una huella divina, que nos recuerda que Él está con nosotros siempre, sin importar el día, la hora o el lugar. Podemos confiar en que siempre podremos con Él.

San Josemaría orando

“A Jesús siempre se va y se “vuelve” por María”

San Josemaría era, como todos los santos, muy devoto de la Virgen María, del Santo Rosario, y recurría a ella en todos los momentos de su vida. Hizo vida la frase de Montfort, “María es el camino más seguro, el más corto y el más perfecto para ir a Jesús”, y nos dejó un testimonio de vida devota a la Madre de Dios. Cuando queremos llegar a Jesús, el camino más seguro es y será siempre a través de su madre, amorosa y dedicada a sus hijos.

El camino no es fácil, pero santos como San Josemaría Escrivá, nos han dejado algunas claves y pistas para encontrar la felicidad, encontrar a Jesús en nuestra vida diaria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.