Les envío un santo

San Andre Bessette

San André Bessette (1845-1937)

Beato André Bessette, C.S.C.

Un gran motivo de regocijo para la Congregación de Santa Cruz y para toda la Iglesia llegó el 17 de octubre de 2010, cuando su Santidad el Papa Benedicto XVI canonizó al Hermano Andrés Bessette, C.S.C, como un nuevo santo de la Iglesia.

Es el primer santo en la historia de la Congregación de Santa Cruz. Al Hermano Andrés se le dio el titulo de “Beato” en 1982, este “hombre milagroso de Montreal” que inspiró a millones de personas ofreciendo esperanza, hospitalidad y curación durante su vida (1845-1937) y a través de una profunda fe y un humilde servicio, animado por una especial devoción a San José.

La decisión de canonizar al Beato Hermano Andrés fue anunciada por el Papa Benedicto XVI en febrero último. Este fue un emotivo recuerdo de los tempranos años de discernimiento de un joven nativo de Québec, quien había perdido a ambos padres a la edad de 12 años. Este hombre joven, nacido como Alfred Bessette, había expresado un interés por la vocación religiosa. El sacerdote de su pueblo lo envío a una comunidad cercana de los Hermanos de Santa Cruz, diciéndoles a través de una carta: “Les estoy enviando a un santo”

El Hermano Andrés, quien fue en gran parte analfabeto, sirvió fundamentalmente como portero, fue el guardián de la puerta del Colegio de Notre Dame de Montreal por más de cuarenta años. Él recibió a los visitantes, en su mayoría pobres y enfermos, atendiéndoles con gran amabilidad, consejo moral y asistencia espiritual. Muchos de los visitantes le empezaron a atribuir curaciones milagrosas, pero él insistía en que tales curaciones debían ser atribuidos a la oración y a la intercesión de San José.

Su afecto por San José, a quien el fundador de la Congregación, el Beato Basilio Moreau, C.S.C, había establecido como el patrón de los Hermanos de Santa Cruz, fue decisivo en la fundación del Oratorio de San José, sobre el Mount Royal en Montreal- Canadá, cuyos primeros trabajos de construcción se empezaron con fondos producto de pequeñas donaciones.

Hoy en día esta Basílica atrae a más de dos millones de peregrinos cada año. El Hermano Andrés esta sepultado allí.

El legado de Hermano Andrés “hoy en día” anima la misión de la Congregación de Santa Cruz en el Perú. Con su especial patrocinio e intercesión, “El Policlínico Hermano Andrés” y el Centro de Promoción y Apoyo a las personas con Discapacidad “Yancana Huasy”, ubicados en la Parroquia El Señor de la Esperanza, Canto Grande (San Juan de Lurigancho), hacen visible su especial preocupación por la salud de los pobres.

Deja un comentario