Video – Mensaje para la Cuaresma 2017

cenizaEstamos aquí, fuera de la capilla del Arzobispado, aquí en Lima, para compartir con ustedes algunas reflexiones sobre Cuaresma, que comienza el miércoles con las cenizas que colocamos como católicos en nuestra frente para preparar el tiempo en que recordamos y rezamos los misterios de Jesús que nos va salvando, en la Semana Santa, con su muerte y resurrección.

Es un tiempo litúrgico intensivo que como católicos vivimos fuertemente preparándonos para Semana Santa. En este tiempo se recomienda siempre juntar con limosna y ayuno la oración fuerte. Los domingos de Cuaresma y Semana Santa nos llevan a vivir, en la misa y también al comulgar, una cercanía a Jesús.

Junto con la parte litúrgica en la Iglesia, en las parroquias, tenemos también una vida personal de devociones, y podemos juntar a la liturgia de Semana Santa y Cuaresma nuestro rezo del Santo Rosario. Como católicos, María nos invita a contemplar a Jesús en toda su vida, que nos va dando su fuerza personal y su ejemplo al contemplar sus misterios. Al rezar el Santo Rosario en Cuaresma, y preparar la Semana Santa, no hace falta estar en la iglesia, no hace falta estar en misa; lo hacemos “en camino”; en la casa, con la familia; quizás en el bus, viajando tranquilamente, dejando atrás el celular, los audífonos, y rezar, con el Rosario en la mano, pensando en Jesús: su vida con el pueblo al que hablaba y que curaba; su sufrimiento por nosotros, por ser nuestro Salvador; su Resurrección y su don del Espíritu Santo, con quien culmina esta vida, con su cercanía.

Queremos pedirles a ustedes que cojan su Rosario en cuaresma, que lo vivan muy cerca de su propia persona y sus necesidades, y que, cuando lleguen a la parte del Ave María, donde le pedimos a María, particularmente, “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”; allí nombremos a alguien que nos preocupa, y rezamos por esa persona junto con nosotros, que somos todos pecadores, pero María nos entiende; María va a rezar por nosotros (después del Rosario es su trabajo rezar por nosotros siempre); y contemplemos a Jesús con María. Cuaresma va a ser mucho más profunda para nosotros, más significativa; y en Semana Santa, resucitaremos con Jesús.

Que tengan una buena cuaresma. Gracias.

P. Roberto Baker M., CSC
Asesor Nacional
Apostolado del Rosario en Familia – Perú

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *