Olvídate de la oración perfecta

oracion perfecta

Fotografía © Spencer Selover

Cómo superar las expectativas al momento de orar

¿Te distraes fácilmente mientras rezas? No estás solo. Es una frustración muy común con la que nos enfrentamos regularmente.

Un tema más común de lo que parece

Nos sentamos buscando tener un momento de oración, paz y silencio en nuestro hogar o en la iglesia, pero enseguida nuestra mente empieza a divagar, pensando en qué comeremos en la cena, qué pendientes nos quedan o en la persona que está estornudando a pocos metros. ¿Cómo podemos concentrarnos en Dios y darle el tiempo de calidad que merece (y que merecemos)?

“Esta es una de las cinco preguntas que más me hacen como sacerdote, uno de los cinco temas más importantes para quienes quieren orar o mejorar su vida espiritual, o que buscan confesión o guía espiritual”, dice el P. Daniel Schuster, director de vocaciones de la diócesis de Green Bay, Wisconsin. “No soy un experto en deshacerme de las distracciones, pero creo que, durante la vida espiritual, hay una manera de alcanzar una oración más pacífica y menos frustrante.”

Las distracciones son naturales

Las distracciones son normales, pero eso no quiere decir que no deberíamos intentar mejorar. “Cuando usamos la palabra normal, a veces la tentación es decir ‘está bien. Sabes, es normal, y ¿por qué deberíamos preocuparnos por algo que es normal?’ Entonces yo digo que es normal, pero no quiero que nadie lo tome como una excusa”, dice el P. Schuster. La palabra que él prefiere usar es natural. Las distracciones son naturales en nuestra vida espiritual porque somos humanos, pero “no nos quedemos en eso, diciendo ‘es normal’, porque creo que Dios quiere purificar nuestra oración”.

Una forma común de distracción es la vida agitada y ocupada que llevamos y que no apartamos al momento de rezar. “Esto se vuelve cada vez más difícil por el mundo en que vivimos y por la cantidad de estímulos, ruido, tecnología. No es magia, no puedes simplemente entrar a un cuarto y dejar todas las distracciones atrás”, explica el P. Schuster.

Oracion perfecta

Fotografía © rawpixel.com

Evita las expectativas irreales

Es importante dejar de lado las expectativas de una oración ‘perfecta’. El P. Schuster dice que Dios quiere que nosotros “experimentemos la paz de la oración, aunque no sea necesariamente de una manera perfecta”. No es realista creer que podremos dejar de lado todas las distracciones e inmediatamente encontrar paz al rezar. “La oración es una lucha y tiene que haber purificación.”

El Padre advierte que es posible sentir frustración y culparnos a nosotros mismos cuando no alcanzamos nuestras irreales expectativas. Esta frustración hacia la oración imperfecta puede hacernos querer renunciar a la vida de oración, y puede constituir un peligro grande para la vida espiritual. “Es el maligno diciendo, ‘¡Lo atrapé! ¡Pude obligarles a renunciar!”.

“Tienes que saber que tu oración será como un viaje, habrá una purificación, y va a tomar tiempo. Puedes confiar en que el Señor quiere darte paz a través de la oración, y decirle todo lo que hay en tu corazón; pero la expectativa de poder concentrarte de inmediato, de seguro es la barrera número uno para una buena oración.”

Traducido del artículo publicado originalmente en Relevant Radio: https://relevantradio.com/2018/07/overcoming-our-expectation-for-perfect-prayer/

Te puede interesar: ¡No hagas esto al rezar el Rosario!

Deja un comentario