El Rosario
Santa María
P. Peyton
El sacerdote del Rosario
En sus propias palabras
Su vida y obra
Formación
Enlaces de interés
Contactos

 


Congregación de Santa Cruz

Suscríbete a las actualizaciones de nuestro site

Visitantes hasta el momento:

LA VIDA Y OBRA DEL SIERVO DE DIOS, EL PADRE PATRICK PEYTON, CSC

Rev. Thomas Feeley, CSC

El padre del rosario

Papas y presidentes lo encomiaban. Las estrellas y los poderosos de Hollywood generosamente donaban su tiempo y talento para su causa. Millones de personas que escuchaban su sencillo mensaje fueron conmovidas profundamente e hicieron promesas que mantuvieron durante todas sus vidas.

Patrick Peyton fue un sacerdote sencillo, devoto y perseverante perteneciente a la orden de la Santa Cruz, quien dedicó su vida a fortalecer a la familia a través de la oración. Deseaba que familias en todo el mundo abrieran sus corazones y sus hogares a Nuestra Santa Madre y rezaran el rosario juntas diariamente.

El siervo de Dios, el padre Patrick Peyton, CSC fue conocido como "el Padre del Rosario." Él sabía que las familias que rezaban juntas tenían ideales espirituales y morales en común y que podían contar con el apoyo de la gracia de Dios y de la amorosa guía y protección de Nuestra Señora. Familias en todo el mundo respondieron prontamente a su mensaje: "La familia que reza unida, permanece unida." Pero incluso habiendo logrado el aclamo mundial, nunca olvidó sus humildes comienzos. Su mensaje surgía de su propia y rica experiencia de orar en familia en su cabaña irlandesa.

Nuestra Señora lo sanó. Es alabado por Papas y presidentes. Las estrellas y los poderosos de Hollywood brindan generosamente su tiempo y su talento para asistirle. A petición suya, familias en todo el mundo abren sus corazones y hogares a Nuestra Señora, rezan el rosario diariamente y aprenden la verdad de este sencillo mensaje: "La familia que reza unida, permanece unida."

Esta es la historia del siervo de Dios, el padre Patrick Peyton, CSC, el "Padre del Rosario."

Sus humildes comienzos

Patrick Peyton, nacido el 9 de enero de 1909, fue el sexto de nueve hijos. Sus padres fueron John y Mary Gillard Peyton. Eran muy pobres y vivían miserablemente de lo que lograba producir su granja en Carracastle, condado de Mayo, en Irlanda. Sin embargo, eran ricos en su fe.

Todas las tardes, la familia entera se ponía de rodillas frente a la chimenea de esta humilde vivienda para rezar el rosario. Cada domingo y días festivos caminaban los seis kilómetros que separaban su casa de la iglesia parroquial de San José, en Attymass. Patrick fue bautizado ahí, cuatro días después de su nacimiento.

La delicada salud de su padre no le permitía trabajar lo suficiente y muchas veces la familia entera se veía obligada a irse a dormir sin haber comido. La pobreza obligó a las hermanas mayores a emigrar a los Estados Unidos en busca de trabajo que les permitiera enviar dinero a casa para ayudar con la manutención de la familia. Las hijas mayores fueron las primeras en marcharse. Pat y su hermano mayor, Tom, las siguieron después, en marzo de 1928. Llegaron a Scranton, Pennsylvania, donde sus dos hermanas vivían. Tom encontró trabajo en las minas de carbón. Pat se convirtió en sacristán de la catedral.

Atraído por el sacerdocio

Pat se había sentido enormemente atraído por el sacerdocio en Irlanda, pero no había tenido el dinero ni la educación necesarios para ingresar en el seminario. La desilusión de verse rechazado lo llevó al resentimiento. Sin embargo, una vez que comenzó a trabajar en la catedral en la presencia del Sagrado Sacramento su resentimiento se evaporó. Le comunicó a su pastor, el Monseñor Kelly, su deseo de convertirse en sacerdote.

Monseñor Kelly inscribió a Pat en la escuela secundaria de los Hermanos Cristianos y pagó por su educación. Pocas semanas después hizo lo mismo por Tom. Ambos eran mucho más altos y de más edad que sus compañeros, pero su deseo de ser sacerdotes les hizo no hacer caso de este hecho. Compartían el trabajo como sacristanes en la catedral para que de esta manera no tuvieran que ser mantenidos por sus hermanas.

En la primavera, unos sacerdotes de la Congregación de la Santa Cruz vinieron a predicar en la catedral e impresionaron tanto a Pat y a Tom que ambos solicitaron ingresar a dicha Orden. Al terminar agosto se trasladaron al seminario de la Orden de la Santa Cruz en la Universidad de Notre Dame para completar sus estudios secundarios. Después de su graduación comenzaron su noviciado, y al terminarlo presentaron sus primeros votos como religiosos de la Orden de la Santa Cruz. Comenzaron sus estudios de licenciatura en filosofía en la misma universidad, graduándose con honores cuatro años después.

Pat deseaba trabajar en misiones extranjeras y fue enviado al seminario de Misiones Extranjeras de la Santa Cruz. Tom empezó a asistir a la Universidad de la Santa Cruz. Ambas instituciones se encontraban en Washington, D.C.

Curado por intercesión de María

Durante su tercer año de estudios, Pat cayó enfermo de tuberculosis y fue enviado a la enfermería de Notre Dame. Durante un año entero, su salud continuó deteriorándose. Su condición era grave. El reverendo Hagerty, un viejo sacerdote y consejero, lo invitó a confiar en el poder y en la intercesión de María. La enfermería comunitaria Santa Cruz comenzó una novena de misas pidiendo su recuperación.

A partir de ese momento, la salud de Pat comenzó a mejorar inmensamente y regresó al seminario. A pesar de encontrarse atrasado un año en sus estudios, Roma le dio una dispensa y fue ordenado sacerdote con su hermano Tom y sus otros compañeros el 15 de junio de 1941. Agradecido por su notable recuperación, el padre Peyton dedicó su vida a Nuestra Señora María y restituyó la práctica de rezar el rosario en familia en los Estados Unidos de América

Después de ser ordenado sacerdote, fue asignado capellán de los Hermanos de la Santa Cruz en Albany, Nueva York. Con el permiso de su superior y la ayuda de los hermanos, hermanas y estudiantes del Instituto Vicenciano y la Universidad de Santa Rosa, comenzó a escribir cartas a los obispos de los Estados Unidos, quienes estuvieron de acuerdo en promover el rosario en familia en sus diócesis. También logró que el rosario fuese transmitido todas las tardes por una estación de radio local. "El rosario en familia" fue oficialmente fundado en 1942.

Motivado por la respuesta del público, el padre Peyton pidió apoyo a una cadena de radio nacional y produjo su primer programa de radio el Día de la Madre del año 1945. La familia Sullivan, que perdió a cinco de sus hijos en una batalla naval en el Pacífico, y estudiantes de la Universidad de Santa Rosa en Albany rezaron el rosario. En este programa participaron el Arzobispo (después cardenal) Spellman y el popular cantante Bing Crosby; incluso el presidente Truman aprovechó la ocasión para agradecerles a las madres americanas sus heroicos sacrificios durante la guerra.

El éxito del "Programa del Día de la Madre" lo impulsó a buscar apoyo entre las grandes estrellas de Hollywood para que participaran en su programa. El proyecto fue tan exitoso que poco después se fundó Family Theater Productions, en 1947. El programa "Family Theater en la radio" se transmitió semanalmente durante 22 años haciendo uso del talento de numerosas estrellas de cine, teatro y radio. El Teatro Mariano también tuvo éxito, aunque duró menos. En 1948, el Papa Pío XII envió su bendición y una carta alentando y reconociendo la labor de estos programas.

Las cruzadas del rosario

Ese mismo año, el padre Peyton hizo su primera Cruzada del Rosario en London, Ontario. Estas campañas servían para enseñar a las familias la importancia de orar en familia y rezar el rosario juntos diariamente. El obispo instruyó a todos los pastores de la diócesis que predicaran, cinco domingos consecutivos, acerca de la importancia de la oración en familia y la relevancia de los Misterios del Rosario en la vida diaria. Los hombres en cada parroquia se organizaban en grupos e iban a los hogares de los feligreses para pedirles que se comprometieran a rezar el rosario todos los días con sus familias. Cada una de estas cruzadas terminaba con una conferencia pública donde el padre Peyton, rodeado de los obispos y los oficiales de la diócesis, se dirigía a ellos.

Estas cruzadas atraían a multitudes que llenaban los más grandes estadios y parques en las principales ciudades del mundo. Las cruzadas en San Paulo, Brasil, y en Manila, Filipinas, atrajeron a más de dos millones de personas. En total más de 28 millones de personas asistieron a estas cruzadas.

De 1948 a 1985, estas cruzadas no sólo promovieron la devoción a Jesús y a María, sino que invitaban a las familias a rezar el rosario juntos todos los días y sirvieron como poderosos instrumentos para la evangelización. También se invitaba a la congregación a que participara más activamente en la promoción de la fe en sus círculos de influencia. Estos esfuerzos llevaron a la fundación de organizaciones locales, las cuales continuaron el trabajo de evangelización y la práctica de la oración en familia una vez que la Cruzada había terminado. Todavía hoy, muchas de las personas que asistieron a estas cruzadas hablan del profundo impacto que el padre Peyton tuvo en sus vidas. Muchas son aún fieles a las promesas que hicieron.

El advenimiento de la televisión

Mientras estas cruzadas se Llevaban a cabo, Family Theater Productions comenzó su trabajo en la televisión. "La hora triunfal" fue televisada en el ámbito nacional durante la Semana Santa de 1950. Las principales estrellas de Hollywood donaron su tiempo y su talento. Las transmisiones de estos programas llegaron a millones de hogares en los Estados Unidos y Canadá.

El padre Peyton se dio cuenta de la importancia de la cinematografía para enseñar e inspirar a personas que no podían leer. Comenzó a producir los quince Misterios del Rosario para utilizarlos durante sus cruzadas. También hizo asequibles generadores, proyectores y otro material para que las vidas de Jesús y María fueran proyectadas en los más remotos poblados de África, el altiplano de los Andes, en el archipiélago de las Filipinas y en regiones inaccesibles de Australia. Estas películas, dobladas en muchos idiomas, aún se exhiben hoy por todo el mundo y están disponibles en video para uso en el hogar y en las parroquias.

El padre Peyton fue a Hollywood para conseguir el apoyo de las estrellas de Hollywood en sus proyectos. Su impacto fue enorme y condujo a la fundación de Family Theater Productions en 1947. "Family Theater en la radio" se emitió semanalmente durante 22 años aprovechando los talentos de las grandes estrellas del teatro, la pantalla grande y la radio.

Su salud declina

La salud del padre Peyton nunca fue buena. La extraordinaria energía que gastaba en sus viajes y conferencias, en el planeamiento y la organización de sus proyectos comenzó a causar estragos.

El corazón del padre Peyton empezó a debilitarse y se fue a vivir con las Hermanitas de los Pobres en San Pedro, California. Raramente le era posible ir a su oficina de Family Theater, pero aún tenía gran interés en los programas de radio y televisión, los que conectan los Misterios del Rosario con la vida contemporánea. Pasó su tiempo orando y ofreciendo su sufrimiento a Dios y a Nuestra Señora. Falleció el 3 de junio de 1992. Sus últimas palabras fueron: "María, mi Reina, mi Madre."

Alabado por los Papas

A lo largo de su largo y extraordinariamente activo ministerio, alabado por todos los pontífices supremos desde Pío XII hasta Juan Pablo II, el padre Peyton tuvo tan sólo una misión: ver a Nuestra Señora homenajeada en cada hogar. Estaba convencido de que rezar el rosario unidos mantendría a las familias fuertes. Nunca olvidó que Nuestra Señora le devolvió la salud cuando la ciencia médica no lo pudo hacer.

El padre Peyton fue un hombre que creía en la oración. Ofrecía misa todos los días con la más profunda veneración, pasaba horas rezando ante el Sagrado Sacramento y rezaba el rosario varias veces al día, aprovechando cada momento libre que su trabajo le dejaba. Vivió en la presencia de Dios y de su Madre. El rosario estaba pocas veces fuera de su mano.

Se movía con facilidad entre las grandes estrellas y ejecutivos de las industrias del cine, la radio y la televisión. Ricos y pobres apoyaban su misión, pero era extremadamente humilde y modesto. De hecho, por naturaleza era tímido. Lo que dio al padre Peyton valor para presentarse frente a millones de personas y hablarles fue su determinación de compartir con todas las familias el tierno y amoroso cuidado y protección que Nuestra Señora está dispuesta a dar a aquellos que abren sus corazones y sus hogares a Ella y a su Hijo.


El padre Peyton con el Papa Juan Pablo II

Un hombre santo

El padre Peyton nunca fue un gran orador. Aquellos que lo escuchaban hablar nunca decían "¡Qué gran predicador!", sino "¡Qué hombre tan santo!" Esas personas se veían impulsadas a orar, y siempre recordaban la ocasión en que lo oyeron predicar porque a través de él experimentaron el profundo amor de Dios y la tranquilizadora presencia de Nuestra Señora.

Nadie que conociera o hubiera oído predicar al padre Peyton podía olvidarlo. Muchos de los que vivieron y trabajaron con él dan conmovedores testimonios sobre su dedicación a Nuestra Señora y al rosario, su sorprendente creatividad, su humildad y sencillez, su amabilidad y compasión por todos los que buscaban su bendición y sus consejos. Pocos de los que lo escucharon predicar, sin embargo, sabían del dolor y sufrimiento que vivía por el peso de dirigir y obtener fondos para fundar sus proyectos apostólicos, sus a veces tensas relaciones con sus superiores religiosos y, en sus años tardíos, su deteriorada salud.

Desde su muerte, muchos que sufrían de fracturas en la columna vertebral, problemas de la vista, o huesos rotos aseguran haberse curado gracias a su intercesión. Otros dicen haber recibido una cura espiritual: gente alejada de la religión católica que regresa a la práctica de la fe, miembros distanciados de una familia que logran reconciliarse, descorazonados y deprimidos que encuentran esperanza y valor para soportar su carga, y desempleados que encuentran trabajo. Muchos de los que informan de estos favores comentan la rapidez con la que sus oraciones fueron escuchadas.

Las famosas frases del padre Peyton "Un mundo en oración es un mundo en paz" y "La familia que reza unida permanece unida" son conocidas en todo el mundo. Y también lo es el humilde y entusiasta "Padre del rosario," cuyos esfuerzos han fortalecido la fe de millones de familias en todo el mundo. Su dedicación absoluta a Nuestra Señora y su santidad personal continúan inspirando a miles de personas quienes, en momentos de necesidad, buscan su intercesión.

Siervo de Dios

En respuesta a la petición de la Congregación de la Santa Cruz, la orden religiosa a la que el padre Peyton perteneció, el Obispo de Fall River, Massachusetts, con la aprobación del Vaticano, oficialmente abrió la Causa para Canonización el 1 de junio de 2001. Al padre Peyton se le llama ahora "siervo de Dios."

Bajo el nombre HOLY CROSS FAMILY MINISTRIES, la Congregación de la Santa Cruz y colaboradores laicos en 14 países continúan el trabajo del padre Peyton:

El Rosario en Familia ofrece programas para fomentar el rezo del rosario en familia, las misiones parroquiales y las conferencias espirituales. Publica libros y folletos sobre los Misterios del Rosario y su relevancia en la vida familiar, patrocina concursos religiosos para los niños, y promueve su mensaje a través de la red. Para invitar a las familias a rezar, Family Rosary distribuye millones de rosarios alrededor del mundo. Muchos de estos rosarios están hechos por individuos, y por grupos parroquiales en los Estados Unidos y Canadá, que desean apoyar el trabajo que el padre Peyton inició.

Family Theater Productions continúa creando reconocidos documentales y obras de teatro que millones de familias ven. Sus programas de radio y televisión en español son transmitidos a través de los Estados Unidos y Latinoamérica. Estos programas están disponibles para su uso en el hogar, y en parroquias para la educación religiosa. La campaña de vallas publicitarias provee de carteles con poderosos mensajes sobre la necesidad de rezar a compañías de publicidad en los Estados Unidos. La oficina de misión en Filipinas presenta programas en todo el país 25 horas a la semana para animar a que las familias recen juntas, especialmente el rosario.

El Instituto Padre Peyton para la familia investiga la vida familiar y ofrece cursos que fortalecen los lazos entre los miembros de cada familia y que, al mismo tiempo, enriquecen el entendimiento de la fe católica. También ofrece programas prácticos para contrarrestar los problemas que prevalecen en la sociedad de hoy: el alcohol, la drogadicción, la violencia familiar y la malnutrición.

Family Rosary Internacional opera en 13 países, y se encarga de que los productos y programas desarrollados en los Estados Unidos estén disponibles gratuitamente para aquellos que los necesiten. Igualmente, adapta el mensaje del "Rosario en familia" a las necesidades de cada cultura.

Se necesitan sus oraciones

Si desea recibir un ejemplar de "La causa", el periódico que promueve la canonización del siervo de Dios, el padre Patrick Peyton, CSC, o el "Family Link," el boletín informativo sobre los proyectos actuales de los ministerios del padre Peyton, o tarjetas de oración para pedir favores a través de su intercesión, o libros y folletos acerca de él, por favor escriba a:

Oficina del Vice-postulador
Centro del Padre Peyton
518 Washington Street
North Easton, MA 02356-1200
Tel: 508-238-4095 Fax: 508-238-3953

Información sobre la causa del padre Peyton y los programas y productos de Holy Cross Family Ministries, junto con oraciones y reflexiones para profundizar el entendimiento de la fe católica y de las Sagradas Escrituras, están disponibles en el internet: www.hcfm.org

Family Rosary o Family Theater Productions
Father Peyton Family Institute
Family Rosary International



518 Washington St. o North Easton, MA 02356-1200
1-800-299-PRAY o 508-238-4095
www.hcfm.org

"La familia que reza unida, permanece unida"
 


Oración para pedir la beatificación del
P. Patrick Peyton

Querido Jesús, el Padre Peyton dedicó su vida sacerdotal a fortalecer a las familias del mundo llamándolas a rezar juntas todos los días, especialmente el Rosario. Su mensaje es tan importante para nosotros hoy como lo fue durante su vida en la tierra. Te rogamos, por lo tanto, que aceleres el día de su beatificación para que tus fieles de todo el mundo recuerden su mensaje de que la familia que reza unida permanece unida, lo imiten en su devoción a Tu Madre y la nuestra, y se inspiren por su vida santa para acercarse a Ti cada vez más con candorosa confianza y amor. Amén

adds

 
   
  
   

 


Toda la web www.rosarioenfamilia.org.pe

Para ver algunos contenidos de este sitio, necesitará descargar e instalar:

Adobe Reader
Instala Adobe Reader
Adobe Flash Player

Si tienes comentarios sobre este sitio, envíalos a
webmaster@rosarioenfamilia.org.pe

Ultima actualización: 12/12/2007

© 2002 - 2007 Apostolado del Rosario en Familia - Perú, Derechos Reservados
Terminos y Condiciones de Uso