El Rosario
Qué es el Rosario?
Historia del Rosario
Beneficios del Rosario
Instrucciones básicas
Oraciones del Rosario
Cómo meditar el Rosario
Misterios del Rosario
Santa María
P. Peyton
Formación
Enlaces de interés
Contactos

 


Congregación de Santa Cruz

Suscríbete a las actualizaciones de nuestro site

Visitantes hasta el momento:

¿Qué es el Santo Rosario?

Muchos términos engloban tantas ideas y sentimientos, que no se les puede definir en un par de palabras. Eso pasa con el Rosario.

En teoría, el Rosario es una combinación de oraciones vocales y a la vez meditadas. Pero es mucho más.

El Rosario es un modo de oración que todos podemos practicar. Consiste en ir repitiendo el avemaría (que es el saludo que el ángel le dio a María) interponiendo un Padrenuestro entre cada diez. Esto nos sirve de fondo para, a la vez, ir meditando en la vida de Cristo.

"Rosario" significa "corona de rosas", y así se le considera, como la "rosa de las devociones", la principal. Es una oración muy apreciada por los santos y por gran parte de la Iglesia. A través del permanente saludo del Ángel (el Avemaría) el Rosario nos permite reflexionar sobre los principales episodios de la vida de Cristo llamados "Misterios" (gozosos, dolorosos, luminosos y gloriosos). Por ello al Rosario se le conoce como "Compendio del Evangelio".

El Rosario alarga nuestra práctica cristiana porque enriquece y complementa a la misma liturgia. Es decir, más allá de nuestra participación dominical en la Misa y otros sacramentos, el Rosario refuerza nuestra fe con su práctica. No hay creyente que no ore, y a eso, precisamente, nos remite el Rosario.

Ayuda a diario a mejorar espiritualmente. Es un instrumento por el que podemos meditar en medio de un mundo tan ruidoso y rápido, que a veces no nos deja reflexionar, pensar o comunicarnos con Dios.

Es una herramienta ideal para todo misionero cristiano, que busque inspiración, fuerza y valor. Cuando meditamos los misterios (que no es difícil como muchos creen) nos centramos en las actitudes que toma Cristo en su tarea como salvador y profeta, por lo que aprendemos de ellas recordando siempre que Jesús es el perfecto misionero.

Es la oración ideal para las familias cristianas, pues une a nuestros hogares en meditación, reflexión y súplica, con Cristo como el centro del Hogar y con María como Madre.

Algunos pueden tener la idea que el Rosario es monótono por la repetición vocal de las oraciones, pero es porque no entienden su naturaleza. Si se realiza correctamente, atrae un sinnúmero de beneficios no sólo al que lo reza (o a los que los rezan), sino a aquellos por los que se reza.

La misma Virgen María, en sus apariciones, nos pide que recemos el Rosario. Respondamos a su llamado, hagamos caso al pedido de nuestra Santa Madre y tratemos de empezar hoy mismo. Quizás podamos empezar con cinco avemarías, luego una decena. Después, dos misterios. Poco a poco, viviendo la oración. Asumámoslo como una meta, y como un deber. Recemos el Rosario, vivamos la paz que nos transmite y comprendamos la riqueza que él encierra.


"Mi agradecimiento sería compartir aquella paz, amor, y unión que yo experimenté en un hogar donde se rezaba el Rosario. Esto sería mi misión y también sería el poder y energía de mi sacerdocio. Así nació la Cruzada del Rosario en Familia."

Padre Patrick Peyton, CSC
"My Story "


adds

 
   
  
   

 


Toda la web www.rosarioenfamilia.org.pe

Para ver algunos contenidos de este sitio, necesitará descargar e instalar:

Adobe Reader
Instala Adobe Reader
Adobe Flash Player

Si tienes comentarios sobre este sitio, envíalos a
webmaster@rosarioenfamilia.org.pe

Ultima actualización: 12/12/2007

© 2002 - 2007 Apostolado del Rosario en Familia - Perú, Derechos Reservados
Terminos y Condiciones de Uso