Se llama “Mensaje de Lourdes” a los gestos y palabras que intercambiaron la Virgen y Bernardita, en la Gruta de Massabielle, durante las 18 Apariciones, del 11 de febrero al 16 de julio de 1858. Para captar y comprender el “Mensaje de Lourdes”, conviene conocer el contexto de las Apariciones.

YA TENEMOS A LOS GANADORES

Luego de un difícil proceso de selección, finalmente el jurado eligió a los ganadores, quienes por su arte y manera de interpretar el tema de este año, sobresalieron entre los demás.

Conoce a los ganadores y sus trabajos en la página del concurso.

Conoce a los ganadores

Últimos artículos

Protege a tus hijos con la armadura de Dios

Recitar a diario esta breve oración por tu pareja e hijos puede ser una gran bendición para tu hogar ...

Fiesta de la presentación del Señor

Con este fragmento del Evangelio de Lucas, las Escrituras citan el momento en que la Sagrada ...

Tres frases de San Juan Bosco para amar más a María y el Rosario

San Juan Bosco, padre, maestro y amigo de los jóvenes, fue el fundador de los Salesianos e impulsor ...

Tomás de Aquino y el nuevo pensamiento filosófico

Dura tarea fue conciliar a Aristóteles con el cristianismo, pero Tomás de Aquino estaba decidido a ...

De Saulo a Pablo

La Iglesia celebra la conversión de San Pablo, de ser perseguidor de cristianos a dar su vida por ...

Los cuatro propósitos de San Francisco de Sales

San Francisco de Sales, el santo de la dulzura, cambió un carácter iracundo por un trato dulce y ...

Los Santos y el Rosario

El Venerable P. Patrick Peyton fue un hombre entregado a una misión: hacer que el Santo Rosario se rezara en cada hogar.

Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores, conocida también como los Dominicos.

El aporte de San Juan Pablo II a la oración, la fe y la contemplación de Jesús.

“La Santísima Virgen, en estos últimos tiempos en que estamos viviendo, ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario».

Santa María

Llena de Gracia, el nombre mas bello de María Celebramos hoy una de las fiestas de la bienaventurada Virgen más bellas y populares: la Inmaculada Concepción.

El Venerable P. Patrick Peyton fue un hombre entregado a una misión: hacer que el Santo Rosario se rezara en cada hogar.

Corría el año de 1858 cuando, en Lourdes, Francia, Bernardita Soubirous, una humilde campesina de la campiña francesa, se encontraba recolectando leña alrededor de un arroyo cuando, en la cercana gruta de Massabielle.

“La Santísima Virgen, en estos últimos tiempos en que estamos viviendo, ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario».