Levanten sus corazones – (Re) Descubriendo la Misa en Cuaresma

Levantemos el corazón

Hace dos años, el cierre de iglesias, el cese de las misas públicas y las restricciones impuestas a la celebración de los otros sacramentos comenzaron un período excepcionalmente difícil en la vida de la Iglesia. La Cuaresma 2020 fue, en cierto sentido, el comienzo de una «cuaresma» muy larga marcada especialmente, para los católicos laicos, por el acceso limitado o inexistente a los sacramentos. En muchas partes del mundo, los elementos de estas restricciones siguen vigentes. Independientemente de nuestras circunstancias actuales, ¿hay algo que podamos aprender de lo que hemos experimentado?

¿Dos cuaresmas?

Si sostenemos que las dos «cuaresmas» —el tiempo litúrgico anual y la experiencia anual de privación— comparten algunas características comparables, también podemos inferir que pueden compartir resultados comparables. ¿Cuál es el fruto previsto de la penitencia cuaresmal? La Colecta (la oración que el sacerdote ofrece al comienzo de la Misa, después del Rito Penitencial) para el Primer Domingo de Cuaresma propone lo siguiente:

Concédenos, DIOS todopoderoso,
por medio de las prácticas anuales del sacramento cuaresmal,
progresar en el conocimiento del misterio de Cristo,
y conseguir sus frutos con una conducta digna.

La Colecta indica que el propósito de nuestras prácticas cuaresmales de oración, ayuno y limosna es algo mucho más profundo que la disciplina corporal. El autocontrol es un escalón, aunque indispensable, para objetivos más profundos que, según sugiere la oración, deben perseguirse intencionalmente. Entre estos objetivos está la reparación por los pecados. Sin embargo, como leemos en nuestra Colecta, hay un fruto aún mayor que puede venir de la penitencia: «progresar en el conocimiento del misterio de Cristo».

Encontrar a jesus

Nuestra capacidad para encontrar a Cristo aumenta a medida que nuestros corazones se vuelven más como Su Corazón. Es por eso que la oración, el ayuno y la limosna son necesarios; estiran los muros rígidos y pedregosos de nuestros corazones para conformarlos, poco a poco, al Corazón Divino. Todas estas prácticas requieren un movimiento de abnegación, una pequeña «muerte a lo que quiero» que nos hace cada vez más capaces de amar con el propio amor de Dios. Quizás, entonces, podamos comparar las pequeñas muertes que vienen con nuestras disciplinas cuaresmales con la privación que sentimos cuando cesó la celebración pública de los sacramentos. A pesar de que somos libres de determinar nuestros sacrificios cuaresmales, aunque ciertamente no elegimos ser privados de los sacramentos, ambos son fuentes de momentos de privación. ¿Podrían ambas experiencias, por lo tanto, crear nuevos espacios para que probemos los «misterios de Cristo»?


Lee también: Comprendiendo en familia el significado de Cuaresma


A nuestra disposición

En ninguna parte Jesús se pone más a disposición de nosotros que en el mismo lugar donde nosotros, por un tiempo, no pudimos acercarnos a Él: la Misa.

Sin embargo, nuestra capacidad de encontrarnos con Él allí aumenta en proporción a la fe y el deseo con el que venimos a Él, ya que Él nunca inhibe nuestra libertad y, por lo tanto, no se impondrá sobre nosotros. Si los cónyuges desean fortalecer la unión de sus corazones, tanto el esposo como la esposa deben dedicarse a la tarea. Del mismo modo, si deseamos encontrar a Jesucristo en Su palabra, reconocerlo en Su sacrificio y darle la bienvenida a nuestras almas en la Sagrada Comunión, es necesario que nos apliquemos, con la seguridad de que los extremos a los que Él está dispuesto a llegar para estar con nosotros siempre serán infinitamente mayores que nuestros propios esfuerzos débiles.

sacramento y gracia

Los Sacramentos y la Gracia

Los sacramentos son los medios ordinarios por los cuales Dios dispensa gracias, y la Misa es el don que Él mismo mandó a la Iglesia que ofreciera en Su nombre. Si somos capaces de asistir a misa libremente y sin miedo, ¡no estamos destinados a mantenernos alejados para siempre!

Además, al regresar a la Misa, no debemos hacerlo sin cambios. El recuerdo de la privación debe alimentar en nosotros el deseo de participar en la Misa con mayor comprensión, fervor y devoción.

A través de la oración, el estudio y nuestro esfuerzo diario por la santidad, nuestras mentes se abren a la realidad de su presencia en la Misa, y nuestros corazones se estiran para que puedan unirse a Dios que, en la Eucaristía, extiende a nosotros su propio Corazón.

¿Qué podemos ofrecer?

Durante estos días de Cuaresma, tal vez podamos ofrecer a Dios este deseo de profundizar nuestra apreciación de la Misa, sometiéndonos a Él cualquier pequeño esfuerzo que podamos hacer al servicio de esta meta. Salgamos por este camino con María, tomándola de la mano y permitiéndole guiarnos al Calvario, que es lo que realmente es la Misa. Nunca nos arrepentiremos.

¡Que Dios los bendiga a ustedes y a su familia mientras continúan su viaje cuaresmal!


Copyright 2020 Nicole O’Leary

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *